Museo de Enología
Casa

Museo de enología

Museo de enología

Francia elabora vinos impresionantes. Aquí, no lejos del Louvre, le espera una experiencia vinícola puntera en la bodega original del Rey Luis XV. Si le gusta el vino, es una visita imprescindible en París. Y si no sabe nada de vino, será una forma divertida y no intimidatoria de aprender a diferenciar un Merlot de un Pinot.

A veces es preciso dejar que la sabiduría del pasado guíe nuestros planes de vacaciones. En este caso, como el poeta griego Homero pronunció (tal vez tras un par de copas de «zumo de uva para adultos»):

«Me urge el vino, el encantado vino, que pone incluso a un sabio a cantar y a reír suavemente y lo levanta para bailar.»

Tenía razón, pero aún hay más; la elaboración del vino es una ciencia altamente completa, un arte delicado y una materia fascinante para una excursión introductoria. El hecho de que la visita tenga lugar en la bodega dieciochesca en la que el somelier del Rey Luis XV conservaba los buenos caldos de su Alteza termina de ponernos en situación.

Y no se trata de una antigua bodega enmohecida. El equipo de la Experiencia del vino francés ha creado una experiencia interactiva y multisensorial. Sorprendentemente, incluso los niños disfrutan de sus animaciones y actividades interactivas.

Al finalizar la visita de los cinco sentidos, en función de la opción elegida, podrá degustar una copa (o dos o tres) de vino o champán francés. Es el culmen perfecto tras un día batiéndose con las multitudes en el Louvre.

DOS PÁJAROS DE UN TIRO: Si ha seleccionado una botella de vino, complete sus recuerdos con una vela Cire Trudon de la tienda de regalos. El somelier del Rey también era su fabricante de velas.